Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Remontada de Puigdemont de cara a las elecciones del 12 de mayo

Remontada de Puigdemont (Junts) en las elecciones del 12 de mayo.
Remontada de Puigdemont (Junts) en las elecciones del 12 de mayo.

En Cataluña se están observando movimientos imprevistos y no deseados por los socialistas antes de las. La remontada de Puigdemont antes de las elecciones es un hecho que PSC y ERC no anticipaban. Ahora están presenciando cómo desaparece la igualdad técnica en el bloque independentista, lo cual era crucial para que Salvador Illa pudiera formar gobierno en caso de obtener una victoria con más de 40 escaños. Sin embargo, los sondeos ocultos, aquellos que se realizan pero no se publican a partir del lunes, podrían revelar un crecimiento imparable de Junts por encima de lo esperado.

El aumento inesperado de Junts ha sorprendido a los socialistas, ya que durante semanas han afirmado que la formación ha alcanzado su límite y no puede idear una estrategia electoral para la próxima semana. Además, en realidad, la intención de voto entre Junts y ERC es muy similar. Sin embargo, tanto los datos internos de Junts como los de otros partidos políticos, que se mantienen en secreto, señalan que Puigdemont está en ascenso.

La remontada de Puigdemont con la que se enfrenta a los socialistas

Esto implica que Puigdemont ya no compite directamente con ERC en las elecciones y ahora se enfrenta principalmente a los socialistas, aunque todavía hay cierta distancia entre ellos. Las fuentes consultadas dentro del Partido Socialista confirman estas tendencias, según The Objective. A pesar de ello, minimizan la importancia de estos hechos basándose en la creencia de que en última instancia ambos partidos lograrán un empate.

Artículo relacionado:  Roberto Centeno: "En el Gobierno mandan los podemitas, al PSOE todo le da igual"

El consuelo se encuentra en la «firmeza» de la posible victoria de Salvador Illa, claramente por encima de los 40 escaños. Los últimos sondeos publicados registraron una cifra de 42-44 escaños. Por su parte, los partidos de la oposición en Cataluña aseguran que, antes de la campaña electoral, Illa no superaba los 39-40 escaños. Con todo, su renuncia le ha permitido movilizar al máximo a sus votantes y aprovechar electoralmente su ruptura personal. Los mismos partidos afirman que su duración ha sido tan breve como fugaz. En resumen: «Illa ya ha comenzado a descender y ya no está tan arriba», entre otras causas, debido a la movilización del independentismo.

¿Posible fracaso de la ‘Operación Illa’?

La participación es la clave para determinar el resultado final. En las elecciones del 14-F de 2021, Illa emergió como vencedor con 33 escaños, pero con una baja tasa de participación del 50%. El independentismo eligió quedarse en casa. El partido de Puigdemont, expresidente catalán, ha experimentado un constante crecimiento desde el inicio de la campaña, lo cual indica un incremento en la movilización independentista. Mientras tanto, ERC sufre una caída y el triunfo del PSC se diluye. Algunos incluso predicen un posible empate técnico entre el PSC y Junts, con aproximadamente 37-39 escaños. Esto significaría el fracaso de la ‘operación Illa’.

Argumentan varios cargos y líderes socialistas que «Illa logrará la victoria pero no gobernará». Los más optimistas piensan que el PSC obtendrá un resultado «asombroso», superando los 42-44 escaños, pero que el colapso de los socios republicanos hará «imposible un gobierno». Una ERC que ha sufrido un golpe electoral, inmersa en un conflicto interno por una posible derrota en las urnas. Asimismo, con un Puigdemont resurgido, los dejaría excluidos, con una gran presión para tomar una decisión en cualquier dirección.

Artículo relacionado:  Fernando Martínez-Dalmau: "Sánchez se niega a bajar impuestos a la gasolina como prometió en La Palma"

Por un lado, la presión externa de Junts les impediría facilitar un gobierno constitucionalista de Illa. Por otro, la presión interna les impediría respaldar una posible repetición electoral en la que los republicanos podrían hundirse electoralmente. Así lo pronostican en el PSOE. La única opción sería permitir la investidura de un gobierno independentista, si los números lo permiten. Y, hasta ahora, el consenso demoscópico contradice que los números vuelvan a permitir ese escenario.

Los socialistas no olvidan el coste de la amnistía

Existe una probabilidad. Que el sacrificado sea Illa por Pedro Sánchez para apoyar un gobierno de Puigdemont. Y este es el único escenario que ya está recibiendo respuesta interna en el PSOE. «En cuanto a los perdones, la absolución, las leyes penales… ¿También vamos a aceptar esto?». Los socialistas se adelantan a esa posible maniobra de su líder y se preguntan: «entonces, ¿por qué hemos hecho todo esto? ¿Para volver al punto de inicio?».

Los socialistas no olvidan el coste que la amnistía tuvo para el PSOE hasta el diciembre pasado. Desde entonces, han comenzado a recuperarse, pero siempre con la perspectiva de que el objetivo principal era llevar a cabo el plan Illa, reconciliar Cataluña, superar el procés. Esta vez habrá una respuesta por parte del partido. Y aún más después de haber practicado durante cinco días cómo será el PSOE sin Pedro Sánchez.

Artículo relacionado:  Miles de personas se concentran en Madrid para pedir la dimisión de Pedro Sánchez

El castigo por parte de Pedro Sánchez a su núcleo, su falta de responsabilidad en el abandono de sus funciones y su «egoísmo» al permitir que el partido y el gobierno se «desintegren» no ha pasado desapercibida internamente. «No podemos actuar como si no hubiera sucedido nada. Sí sucedió y quedamos más debilitados». En los diferentes territorios tienen la sensación de que si el PSOE no reacciona, «serán arrastrados junto a Sánchez en su caída, sea cuando sea».

Y por eso, ha comenzado una agitación interna que tarde o temprano se hará evidente: «Esto estallará. No sé cuándo ni cómo, pero estallará». Aún está por ver si la chispa saltará con las elecciones catalanas o las europeas. Pero la campaña electoral para las elecciones al parlamento europeo el 9-J comenzará en medio de las negociaciones de los acuerdos posteriores a las elecciones del 12-M. No en vano, la formación de la mesa del Parlament tendrá lugar el 10 de junio, lo cual requerirá de un primer acuerdo entre los posibles socios. Esto aumenta las posibilidades de una repetición electoral y aquellos que sean vistos como los culpables del bloqueo serán los más perjudicados en una nueva cita con las urnas.

Loading

Loading

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

el distrito tv

lo más leído

Lo más visto

Scroll al inicio