Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Raad Salam y la Semana Santa

20 años después de la caída de Sadam Husein

Miles de razones me han empujado a escribir este artículo, principalmente porque soy cristiano católico caldeo practicante, con mucho orgullo, de origen iraquí. Nací en el norte de Irak, en la antigua ciudad de Nínive, la ciudad del Profeta Jonás, en un pueblo cristiano llamado Telsquef. Fue conquistado en el año 2015 y destruido por el grupo terrorista islámico Daesh, quienes asesinaron a setenta personas de mi propia familia y arrestaron a doce mujeres cuyo destino desconocemos.

Nínive actualmente es la ciudad de Mosul, que fue la capital del Estado Islámico (ISIS o Daesh), conformada mayormente por musulmanes suníes. Fui criado y educado en Basora, en el sur de Irak, donde la mayoría son musulmanes chiíes, cerca de la ciudad de Ur de los caldeos, la ciudad del Profeta Abraham, dentro de una familia cristiana católica caldea devota. Irak es la antigua región de Mesopotamia, la cuna de la civilización y el origen de la historia bíblica. Según el libro del Génesis, en el capítulo 2, era el paraíso terrenal. Sin embargo, gracias al Islam y a los musulmanes, hoy en día es la cuna del terrorismo islámico y se ha convertido en un infierno terrenal.

A parte de mis orígenes, la cultura árabe islámica es parte de mi cultura, porque he nacido en Irak, me he criado con los musulmanes tanto chiíes como suníes. He vivido muy de cerca (haciendo el servicio militar) el desarrollo de las dos guerras: Irán-Irak (1980-1988) y la 1ª Guerra del Golfo en 1991. He sido víctima de numerosas persecuciones, malos tratos, amenazas, ataques, prisiones, secuestros, herido en varias ocasiones y finalmente condenado a muerte debido a mis ideas pacifistas contra el fanatismo y el radicalismo islámico, defendiendo mi fe y los derechos de mi comunidad cristiana en Irak. Soy uno de los pocos afortunados que ha logrado salvarse, huyendo de Irak, buscando una nueva vida en Occidente, como exiliado político, en Madrid/España en el año 1998, renunciando a mi nacionalidad iraquí.

Irak, hoy en día es un país multiétnico, multicultural y multirreligioso, tiene una población de casi 40 millones de habitantes. La religión predominante en Irak es el Islam 97% (chiíes 65% y suníes 32%), Yazidíes, Cristianos (caldeos católicos, asirios, ortodoxos, jacobitas, etc.), judíos, şabi`a y otros 3%.

El grupo étnico más importante en Irak es el árabe (75%), seguido por los kurdos (20%), los turcomanos (2%), el conjunto de yazidies, cristianos (caldeos católicos, asirios, ortodoxos, jacobitas, etc.), judíos, şabi`a y otros (3%).

En marzo del año 2003, Estados Unidos lidera una fuerza internacional para invadir Irak y derrocar a Saddam Hussein, con la excusa de la existencia de armas de destrucción masiva, pero estas armas no fueron encontradas hasta hoy día.

Artículo relacionado:  Alvise Pérez reveló en exclusiva lo que oculta Begoña Gómez y que aterroriza a Sánchez

El 13 de diciembre del año 2003, Saddam Hussein fue arrestado en una operación militar conjunta entre efectivos kurdos, iraquíes y estadounidenses, mientras se encontraba escondido en un zulo en un pueblo cercano a su localidad natal, Tikrit.

El 5 de noviembre de 2006, tras dos años de juicio injusto, Saddam Hussein fue condenado a morir en la horca y fue ejecutado cruelmente el 30 de diciembre del mismo año. ¿Quién gobernó después de la muerte de Saddam Hussein hasta hoy?

Los radicales islámicos chiíes con el partido «Al Da’wa- el llamamiento» a la cabeza. Este partido, en los años 70 y 80, estaba en la lista negra de los partidos terroristas más peligrosos del mundo, por cometer varios atentados en el país. Después de la caída de Saddam Hussein, comenzó una guerra civil política y religiosa por el poder tanto político como religioso. Por un lado, entre los partidos islamistas en general y por el otro lado entre los chiíes y suníes, que tuvo su máximo auge en el año 2007.

El nuevo y débil ejército iraquí se hace cargo de la situación en el país y Irak se convierte en un estado fallido, donde el gobierno era ineficiente, corrupto, sectario, los atentados terroristas eran diarios, el recuento de víctimas altísimo, la inseguridad, la violación y las tensiones entre los diversos grupos étnicos aumentaron muchísimo, desde la caída de Saddam Hussein.

Estados Unidos ha sido incapaz de poner el orden, la paz y la democracia que prometió Bush hijo antes de conquistar Irak y acabar con Saddam Hussein, además, dejando centenares de bajas dentro de su ejército hasta su retirada total en el año 2011, reconociendo su fracaso.

Saddam Hussein era totalitario, panárabe y nacionalista, pero no islamista. Saddam tenía muchos defectos, sin embargo, tenía a los líderes religiosos radicales, tanto chiíes como suníes, sujetos y controlados. El régimen que vino después de Saddam, hasta hoy día, es un gobierno político religioso radical islámico chií, totalitario nacionalista árabe, vinculado al régimen de los Ayatolá de Irán. Quien realmente gobierna y manda en Irak, hoy día, son los líderes religiosos islámicos chiíes, sobre todo, el Ayatolá Al-Sistani y Muqtada Al-Sadr, es decir, peor que el régimen laico baasista de Saddam Hussein. Saddam era un dictador, asesino, tirano, loco, llámale como quieras, pero al menos en su época las minorías religiosas, incluidos los cristianos, tenían cierta libertad religiosa para practicar y celebrar sus fiestas cristianas. Es cierto que Irak bajo el régimen de Saddam vivía una dictadura muy dura, pero también es cierto que el país era seguro y próspero. En Irak de Saddam Hussein había casi dos millones de cristianos, hoy día solo quedan doscientos mil y no saben qué futuro les espera.

Artículo relacionado:  ¿Qué ha llevado a Begoña Gómez a ser imputada? Vínculos con empresarios y recomendaciones

Desde la caída de Saddam Hussein hasta la actualidad, frecuentemente visito el norte de Irak, mi pueblo natal, queriendo ayudar a mi gente, mi comunidad cristiana que está sufriendo persecución y un verdadero genocidio, a manos del radicalismo político-religioso islámico chií. Lo curioso es que nadie dice nada, ni en Oriente ni en Occidente, ni siquiera el Vaticano, que debería defender y proteger a sus súbditos, seguramente por miedo al Islam y a los musulmanes, con la excusa o la falacia del diálogo o la alianza de las civilizaciones, un relativismo puro y duro.

Comparando la situación de Irak en la época de Saddam Hussein y después hasta la actualidad, vemos que:

En la época de Saddam Hussein, las minorías religiosas, como los cristianos, yazidíes, şabi`a y otras, tenían cierta libertad religiosa. En la actualidad, las minorías religiosas son consideradas ciudadanos de segundo grado en su propio país, perseguidas y maltratadas.

En la época de Saddam, Irak era un país seguro y próspero. Hoy día, Irak está en la lista de los países más peligrosos del mundo.

En la época de Saddam Hussein, la economía iraquí era próspera, la moneda iraquí «Al-Dinar» tenía mucho valor. Un dinar iraquí valía tres dólares. Actualmente, la moneda iraquí no tiene crédito y un dólar equivale a 2000 dinar iraquí.

En la época de Saddam Hussein, el 90% del territorio iraquí tenía agua potable. Actualmente, solo el 25% de la población iraquí cuenta con agua potable.

En la época de Saddam Hussein, la esperanza de vida en Irak era de 66 años, en cambio hoy día no llega a los 55 años.

En la época de Saddam Hussein, en Irak no había pobreza extrema, existían ayudas sociales para personas vulnerables. Actualmente, en Irak, más del 50% del pueblo iraquí vive en la pobreza, familias que viven con menos de 9 dólares al mes. Casi cinco millones de personas viven en extrema pobreza y no reciben ninguna ayuda social económica por parte del gobierno iraquí.

En la época de Saddam Hussein, casi todo el territorio iraquí disfrutaba de agua potable y luz sin costo alguno. Actualmente, hay cortes diarios de luz en todo el territorio iraquí, el 50% de los hogares en la capital de Irak vive sin luz y en otras provincias la cifra se eleva hasta el 90%.

Artículo relacionado:  Vicente Montañez: "Si no hay libertad de expresión es una dictadura, Cuba es una dictadura"

-En los años setenta y ochenta, el gobierno de Saddam Hussein logró acabar con el analfabetismo en Irak, la educación en todos sus niveles era gratuita, yo mismo estudié dos carreras universitarias gratuitamente. Actualmente el 55% del pueblo es analfabeto.

En la época de Saddam, la mujer tenía el derecho de estudiar, trabajar y salir a la calle sin llevar el velo. Actualmente, la mujer ha perdido sus derechos sociales, no tiene la libertad de estudiar ni trabajar, está obligada a llevar el velo y está totalmente sujeta al hombre, bajo la ley islámica chií.

En la época de Saddam, había casi 4 millones de extranjeros trabajando en todo el territorio iraquí, por lo tanto, no existía el desempleo entre los jóvenes iraquíes que querían trabajar. Actualmente, los niveles de desempleo superan el 50% de la población y los jóvenes están obligados a buscar una oportunidad en el extranjero.

En la época de Saddam Hussein, la sanidad y los medicamentos eran gratuitos, financiados por el gobierno. El personal sanitario era magnífico y llegaba a toda la población iraquí. Actualmente, la sanidad y los medicamentos en Irak son muy caros y no están al alcance de todo el pueblo iraquí.

-Saddam Hussein consiguió acabar con el radicalismo y el fanatismo islámico religioso en Irak. Sin embargo, actualmente, el extremismo religioso es la cara visible de la sociedad iraquí, gracias a los líderes religiosos radicales chiíes que manejan el gobierno iraquí.

-En la época de Saddam Hussein el nivel de corrupción era muy bajo en Irak, gracias a las duras leyes que perseguían a los corruptos. Actualmente, la corrupción es la práctica más extendida en las administraciones gubernamentales del país, gracias a la corrupción del propio gobierno.

El Occidental en general y Estados Unidos de América en particular permanecen ignorantes e ingenuos del “mundo árabe musulmán” en general e Irak en particular y sobre las intenciones y el peligro de la segunda religión más extensa del mundo “Islam”. En el “mundo árabe musulmán”, no puede haber democracia porque el Islam y la democracia son incompatibles. Mientras el poder político-religioso islámico chií controla Irak, no creo que haya paz, estabilidad y prosperidad en el país.

 

Loading

Loading

2 comentarios en “20 años después de la caída de Sadam Husein”

  1. Avatar
    Jose Maria Alonso Alonso Linaje

    Gracias Raad por mostrar hechos de forma comparativa y contrastada.

    La conclusiones son claras y fáciles de entender para quienes buscan la verdad👏👏

  2. Esto son hechos y datos contados por un testigo directo de la escena social y politica.con predtigio y honrado. Cuándo abriremos los ojos a la realidad incómoda. EEUU no es el camino y el islam es un peligro grave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

el distrito tv

Últimas Noticias

Scroll al inicio