Irak, antes y después de 2003

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Por Raad Salam Naaman

El 20 de marzo del 2003 es una fecha clave en la historia de Irak. Hay un antes y un después.

Han pasado 18 años desde que Estados Unidos, con Bush hijo a la cabeza, remodeló a su gusto Irak, pero el molde democrático en el que se ha forzado al país ha demostrado ser incompatible con el comportamiento de las élites rebeldes de Bagdad. Asociar la situación actual de Irak con el intento de “Estado fallido” siempre ha sido una constante, pero la negación de la realidad ha anulado el sentido crítico.

El 2 de agosto del año 1990, Irak invadió y se anexionó Kuwait. Un error de cálculo o una muestra de arrogancia, marcó el inicio de la Guerra del Golfo, o como la bautizó Saddam Husein, “La madre de todas las guerras”.

Una amplia coalición internacional, encabezada por tropas de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, necesitó sólo tres días para liberar Kuwait. Los 700.000 soldados desplegados por Irak en Kuwait se rindieron al paso de las tropas occidentales.

Yo he estado allí, entre los primeros que han entrado en Kuwait, haciendo el servicio militar, y entre los pocos que han logrado salir con vida, herido de una bala en el “culo”. La llama “madre de todas las guerras” acabó con la aceptación por parte del gobierno iraquí de la derrota y de las resoluciones de la ONU que indicaban su retirada de Kuwait.

Sin embargo, Saddam Husein logró mantenerse en el poder y hasta sofocar de manera sangrienta los levantamientos de las minorías kurdas y chiíes del país. A cambio, aceptó la entrada de los inspectores de armas de la ONU, al menos inicialmente, y trató de restaurar sus relaciones con los países árabes.

Gran Bretaña y Estados Unidos siguieron bombardeando ocasionalmente objetivos iraquíes durante la década siguiente, mientras la retórica de Husein se inflamaba y se impregnaba de un contenido religioso sin precedentes en los discursos del antiguo revolucionario laico.

En marzo del año 2003, Estados Unidos lidera una fuerza internacional para invadir Irak y derrocar a Saddam Husein. La existencia de armas de destrucción masiva fue uno de los principales argumentos de los gobiernos estadounidense y británico para ir a la guerra contra Irak. No obstante, estas armas no fueron encontradas hasta hoy día.

El 13 de diciembre del año 2003, Saddam Husein fue arrestado en una operación conjunta entre efectivos kurdos, iraquíes y el Ejército estadounidense, mientras se encontraba escondido en un sótano en los alrededores de su localidad natal, Tikrit.

El 5 de noviembre de 2006, tras dos años de juicio, Husein fue condenado junto con otros dos acusados a morir en la horca por el Alto Tribunal Penal iraquí, que lo encontró culpable de haber cometido un crimen contra la humanidad por la ejecución de 148 chiíes de la aldea de Duyail en el año 1982.

También se le atribuye a su responsabilidad el ataque químico a Halabya en el año 1988, el aplastamiento de la rebelión chií y las fosas comunes en el año 1991, la guerra contra Irán entre los años 1980 y 1988, y la invasión de Kuwait en el año 1990.

En los dos años de juicio, Husein se mostró desafiante al Tribunal iraquí y, en el momento de la sentencia (morir en la horca), el día 5 de noviembre de 2006, varios colaboradores del exdictador iraquí insultaron al Tribunal y Husein pronunció las siguientes palabras: «¡Larga vida a Irak, larga vida a los iraquíes! ¡Allah es más grande que el ocupante!».

El 28 de diciembre del año 2006, el Alto Tribunal Penal iraquí confirmó la orden de ejecución de Saddam para el 2 de enero del año 2007. Los altos funcionarios iraquíes se apresuraron a tomar la decisión de su muerte antes de la llegada del año 2007. Saddam Husein fue ejecutado el 30 de diciembre del año 2006. Fue ahorcado a las 6:00 de la mañana, hora local de Irak, por los cargos de crímenes contra la humanidad.

¿Quién gobernó después de Saddam Husein hasta hoy en día? Los chiíes con el partido “Al Dawa- el llamamiento” a la cabeza, que en los años 70 y 80 estaba en la lista negra de los partidos terroristas más peligrosos del mundo, por su responsabilidad de varios atentados en el país.

La llamada guerra civil iraquí toca su pico en el año 2007, antes de que el gobierno estadounidense redoble sus esfuerzos militares con el objetivo de pacificar las calles. Lo consigue y, desde entonces y hasta su retirada total en el año 2011, cuando el nuevo ejército iraquí se hace cargo de la situación, su despliegue se reduce.

Irak se convierte en un Estado violento donde el gobierno es ineficiente, corrupto y acusado de sectarismo. Pese a los intentos democratizadores y a la inclusión de minorías antes marginadas, Irak se convierte en un Estado caótico: los atentados son diarios, el recuento de víctimas altísimo, la inestabilidad la norma, y las tensiones entre los diversos grupos étnicos aumentan.

El régimen de Saddam Husein era totalitario, panarabismo o nacionalismo árabe, no islamista. Saddam tenía muchos defectos. No obstante, tenía los líderes religiosos radicales, tanto chiíes como suníes, sujetos y controlados.

Sin embargo, el régimen que vino después, hasta ahora, es un sistema político radical islamista chií, totalitario nacionalista árabe, vinculado al régimen de los AyatAllah de Irán.

Quienes realmente gobiernan y mandan en Irak son los líderes religiosos islámicos, sobre todo los chiíes, los AyatAllah. Es decir, peor que el régimen laico baasista de Saddam Husein.

Saddam Husein era un dictador, asesino, tirano, loco… llámale lo que quieras, pero por lo menos en su época las minorías religiosas, entre ellos los cristianos, tenían cierta libertad religiosa para practicar y celebrar sus fiestas cristianas. Es cierto que Irak bajo el régimen de Saddam vivía una dictadura muy dura, pero no es menos cierto que el país era seguro y prospero.

Según los últimos informes oficiales, desde el año 2003 hasta hoy día, los radicales islámicos en Irak, tanto suníes como chiíes, han atacado, bombardeado y destruido 60 iglesias, asesinando a 7.000 cristianos, entre ellos 25 sacerdotes y cinco arzobispos, con 10.000 heridos, muchos de ellos discapacitados, y con casi 1.000.000 de cristianos refugiados en distintos países europeos, así como también en EEUU, Canadá y Australia.

También cuenta con más de 50.000 fugitivos, dejando todo lo que tenían en sus ciudades, y refugiados en los pueblos en el norte de Irak, en la zona de Kurdistán.

En Irak, hasta el año 2003 había 2.000.000 de cristianos, hoy día, no hay más de 200.000. No quedan muchos cristianos en Irak, los pocos que quedan están pidiendo auxilio porque no saben qué futuro les espera. Gracias al magnífico trabajo de los sacerdotes y los obispos allí, los cristianos están manteniendo la fe y la unión.

Un informe de UNICEF en el año 2015 resume la realidad en el país, antes de la caída del régimen de Saddam Husein y después, actualmente:

-Bagdad, la capital de Irak, era una ciudad prospera. Hoy día es la ciudad más peligrosa del mundo.

-El valor del dinar iraquí hasta el año 2000: 1 dinar = 3$; ahora, 2000 dinares = 1$.

-El acceso al agua potable antes era del 90%, ahora no llega al 30%.

-La esperanza de vida antes era de 66 años, ahora de 55 años.

-Hoy día, más del 50% del pueblo iraquí es pobre, conformado por familias que viven con menos de 9$ al mes. Hay 4,5 millones de personas que viven en extrema pobreza.

-Hay cortes diarios de luz, y el 50% de los hogares viven sin luz en Bagdad. En otras provincias la cifra sube hasta 90%.

-El analfabetismo antes era de 5%, ahora es de 55%. En la época de Saddam la mujer tenía derecho a estudiar y trabajar, hoy día la mujer está obligada a llevar el velo y a estar sujeta totalmente al hombre.

Además, hay enfermedades que no solo amenazan la vida de las personas, sino que también amenazan la vida de la sociedad en su conjunto, debido a los gérmenes y microbios que no se pueden eliminar fácilmente, ya que tiene una inmunidad muy fuerte contra todos los medicamentos.

Una de estas enfermedades graves es la corrupción, que es una enfermedad cancerosa maligna que mata a los grupos antes de que los individuos no puedan prevenirse fácilmente, y la ciencia moderna aún no haya descubierto una cura.

Esta enfermedad social generalizada se ha extendido en Irak y amenaza la estructura social, cultural, religiosa y moral de la sociedad, diseminándose y extendiéndose en el cuerpo de la sociedad iraquí a medida que las células cancerosas se esparcen en el cuerpo del paciente, y no hay esperanza de recuperación.

¿Qué salida tiene Irak? Estados Unidos ha mostrado su ignorancia en cuanto a la compleja realidad étnica, política y religiosa del país.

¿Es la solución para Irak acabar con Irak? Posiblemente.

Raad Salam Naaman es un cristiano católico caldeo de origen iraquí, español de nacionalidad.

5 1 voto
Calificación del artículo

COMENTARIOS

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x