Las tribulaciones internacionales de ZP

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Durante el s. XIX y el s. XX se vivía con arreglo a normas en todos los órdenes, por eso las generaciones entendían lo que sucedía, pero hemos empezado el s. XXI y los que aún quedamos del s. XX no entendemos lo que sucede a nuestro alrededor. Esto ha llegado incluso a la manera de hacer política y dentro de ésta a las relaciones internacionales.

Antaño, los tratados entre naciones se “trabajaban” a nivel de ministros de los distintos países y cuando estaba todo “atado” eran los jefes de Estado los que se reunían para firmar lo acordado. Las visitas de los jefes de Estado estaban sujetas a una aprobación previa de las partes. Hoy, cuando se reúnen los mandatarios, la visita se hace un poco sobre la marcha. El último ejemplo nos lo da el guineano al que no le dejan entrar en las Cortes pero sí visitar al Rey en el Palacio Real. El otro ejemplo es la entrevista de ZP con el “galo”. Se reunieron con unos acuerdos previos que se respetaron sólo parcialmente. Además lo que en nombre de Francia pudiera prometer su presidente, sólo tendría valor hasta mayo, fecha en la que deja la presidencia. Pero lo que verdaderamente se sale de todo protocolo es que cuando menos se esperaba, ZP le recuerda a Chirac lo del acuerdo de civilizaciones y le hace saber que la paz entre judíos y árabes no va. Sintiéndose como el contertulio de un café le sugiere al francés que llame a su homólogo italiano para que entre los tres propongan una paz para Oriente Medio, pues la que firmaron los 25, incluidos ellos, no les parece buena.

Y siguiendo con la política internacional diremos que con anterioridad a la reunión de Gerona, el presidente español se entrevistó con el presidente turco para reafirmarse en su Alianza de Civilizaciones, pese a que el mandatario otomano no recibiera al Papa en su viaje a su país, lo cual no está en línea con quien cree que todas las culturas son compatibles.

Y si todo esto sucede en el ámbito internacional mientras al nacional no le dedica ni una palabra. A pesar de que en la España de hoy muchos alcaldes son sobornados por contratistas para hacer de sus cargos fuente de sus ingresos, por lo que alguien en el primer Gobierno socialista dijo aquello de que España era donde más fácil era hacerse rico.

0 0 voto
Calificación del artículo

COMENTARIOS

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x