Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Carabanchel recordará a un vecino deportado a un campo nazi con un adoquín Stolpersteine

Carabanchel recordará a uno de sus vecinos deportados a un campo nazi con un adoquín Stolpersteine
IB-Stolpersteine.

El texto cincelado suele arrancar con las palabras ‘Aquí vivió’, ya que lo habitual es instalar estas piedras en el suelo delante de la puerta de la que fue vivienda de la víctima, nunca en la pared.

Carabanchel recordará desde este martes a uno de sus vecinos, Emilio Ramos González, deportado al campo de concentración nazi de Mauthausen, con la instalación de un adoquín Stolpersteine, ha informado la iniciativa cultural IB-Stolpersteine.

Se trata de adoquines insertados en el suelo con una placa dorada allí donde vivieron estos vecinos y vecinas, deportados a campos nazis. El homenaje a Emilio Ramos González tendrá lugar el 20 de julio a las 12 horas en la calle Cortada, 1, en la puerta principal de la biblioteca Ana María Matute.

El Stolpersteine llevará la leyenda: «Aquí vivió Emilio Ramos González. Nacido en 1917, exiliado en 1939 en Francia Stalab Trier. Deportado en 1941 Mauthausen-Gusen. Asesinado el 5-12-1941».

Madrid ya cuenta con más de media docena de adoquines Stolpersteine repartidos entre Chamberí, Moncloa, Tetuán, Latina, Arganzuela y Centro.

Artículo relacionado:  Localizan ocho camellos y una llama que paseaban por Carabanchel tras escaparse de un circo

Los ‘Stolpersteine’ (piedra que te hace tropezar, en alemán) son una creación del artista alemán Günter Demnig. El primero se instaló en 1997 en el distrito berlinés de Kreuzberg. El propio Demnig instaló los ocho primeros de Madrid en la legislatura pasada como señal de respeto.

El artista alemán ha fabricado e instalado más de 65.000 de estos pequeños memoriales en 23 países. Se pueden encontrar adoquines Stolpersteine en Bruselas, Hannover, Burdeos, Roma, Viena, Nuremberg o Praga.

Las primeras piedras Stolpersteine llegadas a España lo hicieron en Cataluña, concretamente en el municipio barcelonés de Navas, donde fueron instaladas en septiembre de 2015.

‘Aquí vivió’

Los adoquines de esta iniciativa de memoria son bloques de cemento de 96mm x 96mm x 100mm, en los que se inserta en una de sus caras cuadradas una placa de bronce con el nombre de la persona a recordar, la fecha de su nacimiento, de la deportación, la fecha de su reclusión y la de su asesinato.

Artículo relacionado:  El Monumento a Alfonso XII y el Búnker de El Capricho, en la nueva edición de Pasea Madrid

El texto cincelado suele arrancar con las palabras ‘Aquí vivió’, ya que lo habitual es instalar estas piedras en el suelo delante de la puerta de la que fue vivienda de la víctima, nunca en la pared.

Loading

Loading

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

el distrito tv

lo más leído

Lo más visto

Scroll al inicio