Los joyeros madrileños reclaman más seguridad tras la muerte de un compañero

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Tres atracos en un año y el último de ellos, mortal. Una dura realidad que José Manuel Mateos Redondo, joyero mayorista, afrontaba con valentía y decisión. Tenía su almacén en la calle Silva y el pasado 26 de septiembre, como cada tarde, cruzaba la calle Isabel la Católica portando sus maletines llenos de piezas de joyería. A la altura del número 13 fue abordado, según declaraciones de testigos presenciales, por un hombre armado. El joyero resistió el intento de robo pero recibió tres disparos que acabaron con su vida: uno en el tórax, otro en el abdomen y un tercero en la ingle.

El atracador había permanecido durante horas esperando en el interior de un coche aparcado en la calle. Tras el intento fallido de robo, huyó junto a otra persona en una moto, que dejaron abandonada cerca del lugar minutos después. El herido, en parada cardiorrespiratoria, fue reanimado por una dotación del Samur-Protección Civil y trasladado al Hospital Clínico donde ingresó con pornóstico muy grave y falleció poco después  por una fuerte hemorragia que le causó una de las balas tras atrevesar la arteria aorta y la vena cava.

José Manuel era miembro de la Directiva del gremio de joyeros. Una ocupación desde la que de-nunciaba la inseguridad de sus compañeros. Los mismos compañeros que después de su muerte, reclaman más recursos policiales y mayor eficacia de la legislación penal. Más aún tras el último atraco en otra joyería del centro de Madrid, en la calle Mesoneros Romanos, esquina con Abada.
En esta ocasión, por suerte y a pesar de la violencia de los atracadores, sólo hubo que lamentar dos heridos leves. Los asaltantes se hicieron pasar por clientes y amenazaron al joyero para que les entregase los artículos de la vitrina. Ante su negativa fue agredido en la cabeza con una pistola. Un dependiente de un comercio cercano acudió en ayuda del joyero y también resultó  herido en la cabeza de forma leve. Los atracadores en su huída, olvidaron una pistola que, al parecer, era simulada.

Amando Rodríguez, presidente de la asociación no duda en reclamar una reforma del código penal para cambiar las condiciones de la prisión provisional. Además alerta sobre la proliferación de las mafias extranjeras y el aumento de la violencia en nuestro país. En la misma línea, se han manifestado las confederaciones de comercio COCEM y CECOMA. Ambas han pedido que se aborde con “carácter urgente e inmediato” el problema de la inseguridad ciudadana porque llevan tiempo demandando modificaciones le-gales en esta materia como la multirreincidencia, las bandas or-ganizadas o la prisión preventiva “sin que el Ministerio de Justicia haya adoptado las recomendaciones de los comerciantes”.

Mientras, los joyeros siguen acumulando medidas de seguridad y vigilancia en sus comercios. Desde el pasado mes de abril, el gremio de joyeros, plateros y relojeros de la Comunidad de Madrid cuenta con un dispositivo que permite ver cualquier anomalía dentro de un local a través del teléfono móvil. Las imágenes llegan a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad con lo que se agiliza la respuesta policial.

 

0 0 voto
Calificación del artículo

COMENTARIOS

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x