Último año de mandato antes de unas elecciones municipales decisivas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Comienza un nuevo curso político, un curso especial y diferente a los anteriores pues no en vano, estamos a pocos meses de unas elecciones municipales que marcarán el futuro de la ciudad y sus distritos. Durante los meses previos a la consulta, unos, el Partido Popular, apelarán a sus logros en la legislatura para repetir resultados. Los demás, con el Partido Socialista a la cabeza, ofrecerán un cambio en la política madrileña y denunciarán uno a uno los incumplimientos populares.

Íñigo Henríquez de Luna no sabe si repetirá como concejal del distrito de Salamanca, o si lo sabe, prefiere callar por el momento. Hasta entonces, no está de más repasar estos años de legislatura, los proyectos que los han protagonizado y los objetivos que marcarán el programa electoral popular.

¿Se afronta de manera distinta este curso por ser el último antes de unas elecciones?
Este va ser un año de finalización y de culminación de un mandato. El programa electoral es lo que marca nuestro compromiso con los ciudadanos. Y lo que tenemos que hacer es dar cumplimiento a aquellos compromisos que no han sido todavía ejecutados. La mayoría de ellos, sin duda, se van a desarrollar, y espero que los que no se puedan cumplir por completo queden, por lo menos, encauzados. Es importante que los vecinos vean que lo que hemos prometido hacer, lo vamos a hacer.

¿Y qué proyectos son esos?
Estamos en fase de ejecución de los proyectos deportivos de Elvira y de las pistas deportivas de Fuente del Berro. Elvira no se va a terminar antes de las elecciones pero espero que estén las obras en un estado muy avanzado. En cuanto a las pistas deportivas de Fuente del Berro estamos peleando para que se puedan terminar. No lo tenemos claro porque las obras de construcción de una dársena de agua reciclada han supuesto una interferencia en el ritmo de los trabajos que la Junta Municipal había previsto.

El proyecto de las cocheras de la EMT de Alcántará quedará en proyecto. El Área de Hacienda nos ha transferido las competencias para la redacción  del proyecto y para la licitación de la obra. Es muy im-portante para el distrito pues crear una infraestructura deportiva y un  aparcamiento de cerca de 500 plazas. Además, dará respuesta a las demandas de los vecinos en zonas que tienen carencía de estas infraestructuras.

Por otro lado, seguimos con las obras del Moscardó cuyo plazo de ejecución es el mes de diciembre y  el Centro de Altimiras, que no tendrá ningún problema es ser puesto en servicio antes de las elecciones.

¿También llega el momento de pensar en el futuro y en los proyectos que se incluirán en el programa electoral?
En poco tiempo empezaremos a trabajar en la elaboración del programa electoral pero en Salamanca no van a quedar muchas promesas tangibles por hacer porque en materia cultural, deportiva y social se han hecho cosas importantes.

Estamos elaborando el proyecto de la Escuela Infantil del Jacinto Benavente y la idea es que tenga un presupuesto plurianual para el año 2007 y 2008. Para el General Mola tenemos una importante partida de inversiones, de acuerdo al desarrollo del convenio con la Comunidad de Madrid aunque tampoco va a estar inaugurada para las elecciones. Pero una Administración seria tiene que trabajar con un ritmo de inversiones en función de las posibilidades presupuestarias y de las necesidades. Lo importante es que prácticamente hemos dado un repaso completo a los colegios públicos del distrito en este mandato: el Amador de lo Ríos quedará completamente rehabilitado. En el Guindalera la Comunidad está acometiendo unas obras de acondicionamiento importantes y el General Mola, durante las elecciones, estará en pleno proceso de rehabilitación. Esto es lo importante y no que lleguemos a las elecciones con algo para inaugurar.

¿La próxima legislatura mantendrá el objetivo del reequilibrio territorial entre barrios?
El reequilibrio de la ciudad es un principio básico en la actuación del Gobierno del Partido Popular y en Salamanca también es así. Guindalera y Fuente del Berro siguen siendo barrios necesitados de inversión pública y, creo que estos años la mayor concentración de dotaciones públicas se ha establecido en estos barrios pero hay que seguir ofreciendo alternativas a sus vecinos.  Este será el reto del próximo programa electoral. Habrá que tener imaginación y seguir aprovechando los espacios que puedan surgir para sacar nuevas dotaciones. 

Sin embargo el Partido Socialista sigue denunciando escasez de escuelas infantiles o centros de día, una política cultural errónea…
El Partido Socialista se queja de vicio porque la final, cuando gobernaron en esta ciudad no hicieron nada; bueno sí, cerraron el gimnasio Moscardó, el único equipamiento deportivo de nivel, porque no tenían dinero para mantenerlo. El Partido Socialista en este distrito tiene que estar callado. Los vecinos se acuerdan de aquellos años y saben cómo gestionaron. El ritmo de mejora del número de equipamientos y de dotaciones públicas que está teniendo la ciudad y el distrito es muy alto. 

La política cultural del PP ha sido crear equipamientos culturales donde no los había. Los centros culturales son el primer escalón de acceso a la cultura para los vecinos de Madrid y tienen éxito en todos los barrios, en Salamanca también. La campaña socialista para denigrar los centros culturales tiene que ser conocida por los vecinos. Toda la cultura es buena y nadie debe decidir qué cultura es de primera o de segunda. No hay que imponer modelos culturales, hay que ofrecer oportunidades de desarrollo.

¿Puede confirmar que después de una legislatura marcada por las grandes obras, la próxima estará centrada en las necesidad de los distritos?
Es el discurso que el alcalde nos está transmitiendo. Espero que la próxima legislatura esté marcada por las pequeñas obras de barrio, para hacer más agradable la ciudad.

Pero quedan pendientes el proyecto Prado-Recoletos y la reforma de Serrano.
Tenemos la suerte de ser un distrito céntrico y al final, te afectan las grandes inversiones de la ciudad. El Prado-Recoletos es un proyecto maravilloso que va a marcar la ciudad de Madrid por muchos años. Serrano es un poco lo mismo. Se trata de singularizar la calle más comercial de nuestra ciudad, el escaparate comercial de Madrid. El alcalde ha dicho que no quería empezar las obras en este mandato pero se estaba planteando dejarla adjudicada para que se lleve a cabo en el siguiente. Va a ser una obra dura, difícil para los vecinos de la zona por su envergadura pero será la culminación del proyecto de renovación urbana que en el distrito iniciamos hace años para recobrar el protagonismo del peatón.

0 0 voto
Calificación del artículo

COMENTARIOS

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x