Sobre el centro necesario

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Por Mariano Fuentes Sedano

Uno siempre piensa que en la política se tiene claro tanto lo que se quiere, como la manera de conseguirlo. Quien participa de la vida política lo hace por unos valores, ideas o ideario, por una manera de entender el mundo, por servicio a los demás o por una ideología que, considera, mejora la vida de los demás.

Parece que una cosa va de la mano con la otra: si tienes unos valores, habrá una manera de implantarlos. Parece sencillo, parece lo mismo, pero no lo es. Y es imposible entenderlo, explicarlo, analizarlo, estudiarlo o aprenderlo, si no es desde las responsabilidades de gobierno.

Uno siempre piensa que el trabajo en la oposición es importante, pero nadie está en esto para ser oposición. Por muy relevante que sea la acción de control y fiscalización del gobierno, con propuestas alternativas para mejorar la sociedad, lo cierto es que cuando realmente se cambian las cosas es cuando te controlan a ti. Dicho de otra manera: cuando tienes el privilegio de gobernar.

Ese es el cambio real, el giro brutal de tus acciones. El centro necesario, el espacio político que representa Ciudadanos, solo puede serlo si sale a gobernar, si no se conforma con ser el primero de los perdedores ni la voz más visible de la oposición.

Estar fuera de las responsabilidades es no tener nada que celebrar. No hay épica ni alegría en perder un Gobierno. Hay épica en remontar campañas en situaciones desastrosas, pero sobre todo la hay en poder condicionar la acción de Gobierno con políticas liberales que garanticen el progreso y el bienestar de todos.

El centro necesario es el que aplica la política incremental. Es el que aspira al 100%, pero si no puede ser, será mejor el 90%, el 80%, el 70% de tu programa que cero. El centro necesario transacciona, llega a acuerdos y se asegura de que haya continuidad en las políticas liberales que son las únicas que, a lo largo de la historia, nos han sacado de los agujeros más oscuros.

Cuando gobernamos es cuando nuestras decisiones se vuelven poderosas. Por eso, cuando llegan unas elecciones, cualesquiera, no debemos actuar pensando en evitar que gobierne Vox ni Podemos, sino en qué podemos hacer para que quien gobierne sea el centro.

Nuestras declaraciones no pueden ir dirigidas a juzgar cómo deben gobernar los demás, sino a exponer nuestra visión del Gobierno y de la sociedad. Porque uno siempre debería pensar que si te diriges al de al lado en lugar de exponer tus ideas, entonces pierdes, hay que retirarse.

El centro necesario no se hace a la contra, se hace a favor de unos principios. Lo demás es solo la manera de cubrir las vergüenzas propias por miedo al fracaso, y entonces todo eso que pensabas al principio, cuando llegaste a eso, se va por el desagüe.

En política, las mejores decisiones se toman sobre la base del servicio público, asumiendo que tienes una ventana temporal finita, a la que dedicarte en cuerpo y alma antes de dejar tu sitio a otros con fuerzas renovadas, cuando tus ideas ya no sean propositivas ni sirvan para tus propósitos. El centro necesario es el que construye, no el que destruye, sea por acción u omisión.

Mariano Fuentes Sedano es Delegado del Área de Gobierno de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid y concejal de Ciudadanos.

0 0 votos
Calificación del artículo
[acf field="addoor_before_comment" post_id="options"]

COMENTARIOS

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x