Roban todo el cableado eléctrico del Parque Plata y Castañar a plena luz del día y sin presencia policial

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Ya ocurrió en la calle Calamina, en Ciudad de los Ángeles y no es la primera vez que ocurre en Plata y Castañar. La novedad es que esta vez ha sido a plena luz del día y a la vista de varios ojos que no han podido hacer nada. La sustracción de cable en esta zona se está convirtiendo en algo más que habitual y la situación lejos de solucionarse se agrava cada día más.

Hace dos semanas se produjo el robo de todo el cableado eléctrico del Parque Plata y Castañar haciendo que esta zona se encuentre en la más absoluta oscuridad todavía a día de hoy. “Los jardineros lo pudieron ver son sus propios ojos pero no reaccionaron por miedo a represalias”, cuenta Roberto de la Asociación La Incolora. “Unos individuos se bajaron de un coche, tiraron del cable, lo metieron en una bolsa de deporte y se fueron sin que ningún policía apareciera por la zona”, continúa. A pesar de haber pasado algo más de dos semanas esta zona sigue en penumbra. “Lo que se está haciendo ahora es meter el cable eléctrico en una zanja y encima echar hormigón para que sea imposible llevárselo. Anteriormente sellaron con hormigón la tapa que cubría la zona donde se guardaba el cable pero al final se lo consiguieron llevar”, comenta Roberto. Según esta asociación vecinal el abandono al que está sometida la zona propicia estos hechos delictivos que ya se están realizando a plena luz del día y con varios testigos. “Aquí no hay vigilancia policial de ningún tipo y es el parque más grande del distrito. Pedimos que se actúe con políticas de intervención social y policial de manera eficaz para que esto no se vuelva a repetir”.

Un bien muy preciado
En los últimos meses el robo de cable en distintas zonas de Madrid se ha intensificado sobremanera. La forma de conseguirlo es relativamente fácil. Abren la tapa donde se encuentra el cableado y tiran de él hasta dejarlo completamente vacío. Después los ladrones queman el plástico para extraer el metal, y luego lo venden en chatarrerías a algo más de cinco euros el kilo. La Policía lamenta que sí se producen detenciones aunque son delitos menores y rápido están en la calle. Así es difícil mantener a ningún delincuente a buen recaudo, y el robo de cable se ha convertido en un buen negocio.

0 0 votos
Calificación del artículo

COMENTARIOS

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x