Las protestas vecinales consiguen paralizar la nueva zonificación sanitaria en el distrito

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

La puesta en marcha de los nuevos hospitales que prestarán su servicio en la Comunidad de Madrid, ha obligado a la Consejería de Sanidad a modificar la zonificación sanitaria en vigor. Su nueva propuesta no ha recibido el respaldo de todos los profesionales del sector ni tampoco de los vecinos de algunos distritos que se han sentido seriamente perjudicados con la nueva distribución.

Esto es lo que ha ocurrido en San Blas, una de las zonas de Madrid que, según recoge el documento,  quedará dividida en dos áreas sanitarias. Para la primera de ellas, el Ramón y Cajal continuará siendo hospital de referencia. Sin embargo, los pacientes de los centros de salud Gandhi y García Noblejas serán derivados al Gregorio Marañón. Además para estos vecinos el centro de especialidades también sufriría modificaciones, de manera que tendrían que trasladarse hasta Moratalaz para ser atendidos. Una medida incomprensible teniendo en cuenta la proximidad geográfica del “Pedro González Bueno”.

Conocido el proyecto, las respuestas no se hicieron esperar. Los vecinos de San Blas, encabezados por la Plataforma Vecinal San Blas-Simancas, se movilizaron para protestar contra una zonificación que calificaron de “absurda y perjudicial para miles de vecinos”.  Como consecuencia de las protestas, el pasado 18 de octubre, la directora general de la red de Sanidad Pública, Elena de Mingo se reunió con los representantes de la entidad vecinal con el objetivo de conocer de primera mano las quejas que portaban. Una reunión satisfactoria que concluyó con la promesa de una solución que pasaría por mantener la totalidad del distrito en el Área 1 (Ramón y Cajal), conservando a los usuarios del centro de salud García Noblejas en este centro y derivando a los de Castillo de Uclés al nuevo centro de la calle Emilio Muñoz, una vez construido. Así las cosas, a los vecinos de San Blas sólo les queda esperar hasta el mes de enero, fecha en la que se dará a conocer la zonificación definitiva. Pese a todo, el próximo 2 de noviembre, y aconsejados por la propia Elena de Mingo, los vecinos presentarán las alegaciones pertinentes. Hasta el momento calculan haber recogido más de 700, respaldadas por unas 7.000 firmas. Cifras que hablan positivamente del grado de compromiso y unión que han mostrado todos los vecinos. “De momento hemos ganado una batalla -afirma Agustina, presidenta de la Plataforma Vecinal San Blas-Simancas-. Confiamos en que en enero nos den una buena noticia, en caso contrario volveremos a movilizarnos”.

Por su parte, el concejal del distrito, José Enrique Núñez quiso brindarles su apoyo a los afectados; no obstante señaló que nunca hubo intención de modificar la zonificación de San Blas, sino que se ha tratado simplemente de una errata en el decreto que se corregirá lo antes posible.

0 0 voto
Calificación del artículo

COMENTARIOS

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x