Miles de motoristas contra los guardarraíles de las carreteras

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Bajo una intensa e incesante lluvia, miles de motoristas se concentraron el pasado 4 de noviembre en el Santiago Bernabéu, para pedir la sustitución urgente de los guardarraíles de las carreteras por otros sistemas de protección “que no maten ni mutilen”.

La marcha, que arrancó tras un minuto de silencio por los compañeros que han perdido la vida en las vías españolas, partió después hacia la Plaza de Neptuno hasta llegar a las puertas del Congreso donde depositaron un ramo de rosas rojas y una carta dirigida a los diputados. En ella, exigían que se tramite la moción aprobada por unanimidad, el pasado 6 de febrero, en el Senado en la que se instaba al Gobierno a acelerar la adecuación de las barreras de seguridad metálicas de la red de carreteras. “Por qué los responsables políticos -se preguntan los motoristas- siguen permitiendo que existan trampas mortales en las carreteras mientras otros países europeos ya han adopatado otras medidas menos agresivas”.

Desde allí, los amantes de las motocicletas llegados de varias comunidades autónomas como Andalucía, Navarra o el País Vasco, regresaron a las inmediaciones del estadio madridista para leer el manifiesto final de la concentrarión. “Estamos aquí para decir basta ya. No queremos que una maldita valla nos quite la vida. Las soluciones técnicas existen, lo que no existe es la voluntad política para arreglar el problema”, rezaba el documento leído por uno de los motoristas congregados. También estuvo presente José Francisco Yeste, postrado en una silla de ruedas desde el 9 de agosto tras impactar contra un guardarraíl en Peñíscola. Todos los asistentes le mostraron su solidaridad a través de una recaudación económica con un claro objetivo: adaptar su vivienda a la minusvalía que sufre.
Trágicos datos

José Francisco es uno de los 9.876 motoristas que sufrieron heridas graves al impactar contra una de estas barreras en 2005. A ellos se suman las 700 personas que tuvieron menos suerte y perdieron la vida en el impacto. Sólo uno de cada 10 motoristas que choca contra un guardarraíl sufre heridas leves, y siempre que circule a menos de 29 kilómetros por hora. Una trágica estadística que debe hacer reflexionar a quienes tienen la responsabilidad de acabar con este reguero de muertes.

 

0 0 voto
Calificación del artículo

COMENTARIOS

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x