La provocación de Pelosi a China

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en linkedin

Por Roberto Centeno

Para hacerse perdonar su increíble cobardía abandonando al pueblo afgano a su suerte en manos de unos locos criminales fundamentalistas que han condenado de por vida a millones de seres humanos, el senil Biden y su banda de la Agenda 2030 han reaccionado con una virulencia extrema para defender al autócrata Zelenski y sus mercenarios nazis, quienes utilizan a su propia población civil como escudo humano, según ha denunciado Amnistía Internacional, instalando sus misiles y sus armas ofensivas en zonas urbanas y residenciales.

El resultado ha sido de momento la ruina económica de Europa y el enriquecimiento de EEUU, vendiendo armas, gas y petróleo tanto a Europa coma a los ucranianos, y poniéndonos a todos en riesgo cierto de un holocausto nuclear.

Pero lo que ya rebasa los límites de la locura y de la irresponsabilidad es que, así las cosas, la descerebrada Nancy Pelosi, presidenta del Congreso de los Estados Unidos, a sus 82 años y a solo cuatro meses de su jubilación, haya querido pasar a la historia con una acción tan insensata como criminal, provocando a China de una forma tan gratuita ante el asombro del mundo, que entra de lleno en el terreno de la locura.

China, al igual que Rusia, ha reaccionado hasta ahora con extraordinaria moderación, pues tiene el doble de buques de guerra que EEUU y, aunque no podría invadir Taiwán, que está a 170 km de la costa China, porque carece de buques de asalto anfibios capaces de transportar artillería y carros de combate, podría con facilidad bloquear la isla, impidiendo por la fuerza la entrada o salida de barcos y aviones de la misma, ya que además de la mayor marina de guerra del mundo, cuenta con mas de 3.000 aviones de combate modernos. También podría ocupar las islas de Kemoy y Matsu, que forman parte de Taiwán y están a pocos kilómetros de la costa china.

¿Qué pasaría entonces? Estados Unidos no tiene capacidad militar convencional para impedir ni el bloqueo de la isla ni la invasión de las islas costeras, que es lo que están pidiendo a gritos los halcones de Pekín, hartos de esta intolerable bravuconada norteamericana, sin que haya mediado acto hostil alguno por parte de China.

Para proteger a Pelosi, EEUU ha desplazado la totalidad de la flota de portaviones del Pacífico; cuatro naves con 280 aviones de combate. ¿Qué narices iban a hacer ante los mas de 3.000 que tienen los chinos? Se trata de una irresponsabilidad realmente alucinante.

A Estados Unidos no le quedaría mas que dos opciones: retirarse como hicieron en Afganistán con el rabo entre las piernas, o ir a una guerra nuclear que supondría la destrucción total de la nación.

Realmente a la abuela Pelosi -creadora junto con Soros, Gates y otros de la Agenda 2030, más mala que un pincho- los americanos deberían encerrarla en un manicomio, o colgarla a las puertas del Congreso.

Pero sin llegar al Apocalipsis hay otro escenario que es mas probable, pero también desastroso. China es el principal suministrador de bienes y servicios de EEUU. Si el gigante asiático declara un boicot comercial, se produciría un caos económico total.

Ni los ciudadanos norteamericanos pueden sobrevivir sin los productos chinos, ni su industria sería capaz de funcionar sin ellos. Sería infinitamente peor al invierno terrorífico que nos espera a los europeos.

Pero el resumen es que, tanto Europa como Estados Unidos están gobernados por locos peligrosos defensores de la Agenda 2030. En el mejor de los casos, esto acabará en el hambre y la miseria para Occidente y, en el peor, en su aniquilación.

¿Cómo podemos estar gobernados por esta banda de locos malvados? La gente no es consciente de adónde pueden llevarnos. Les recuerdo que Sánchez, Bonilla, el Rey y otros muchos, lucen en sus solapas, en actos públicos, la chapita de la infamia que los reconoce como miembros activos de la Agenda 2030.

La locura de Pelosi provocando sin razón a China en Taiwán antes de jubilarse en otoño es suicida. Aún sin llegar a la guerra, un boicot de China, primer proveedor de EEUU, llevaría al caos económico. Biden ha llevado Europa a la ruina, y ahora puede hacer lo mismo con su propio país.

Roberto Centeno es catedrático de Economía.

5 2 votos
Calificación del artículo

COMENTARIOS

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x