Intensos momentos de angustia al romperse una grúa que amenazaba a tres edificios

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

El pasado 23 de mayo, algunos de los vecinos de este distrito se vieron obligados a vivir unos inolvidables momentos de angustia. Los residentes en el número 4 de la calle Palacios, el 3 de la calle Los Molinos y el 40 de Berruguete, tuvieron que ser desalojados de sus viviendas al ver peligrar sus vidas.

Al parecer, la grúa instalada en el número 1 de Los Molinos por obras de construcción, contigua a los edificios anteriormente mencionados,  amenazaba con la caída de una de sus partes sobre estos inmuebles. Uno de los brazos de esta grúa, de unos 25 metros de largo, se había doblado sobre sí mismo al romperse uno de los tirantes de los contrapesos.

Un total de 40 familias pasaron el día en la calle con el miedo de ver si la estructura de 50 metros de altura y 5.300 kilos de peso caía sobre sus hogares. Los bomberos del Ayuntamiento tuvieron que realizar estos desalojos rápidamente por precaución, lo que obligó a los afectados a abandonar sus casas sin poder coger sus pertenencias. Durante la intensa jornada, los madrileños afectados recibieron asistencia en un centro cívico en la Plaza de la Remonta, donde personal del Samur Social les atendió y dio de comer. Además, el apoyo mostrado por toda la ciudad hacia los afectados fue arrollador. Una vez más, Madrid demostró ser una ciudad unida y solidaria. Personal del Ayuntamiento llevó pañales para los más pequeños, pues entre las personas desalojadas se encontraban tres bebés. El resto de los vecinos ofrecieron su ayuda incondicionalmente; y es que, hasta la noche los afectados no pudieron regresar a sus casas. Los residentes en el número 3 de Los Molinos y en el 4 de Palacios, pudieron hacerlo a primera hora de la noche, hacia las 21.00, una vez fueron asentados y asegurados los contrapesos. Poco tiempo después pudieron hacerlo los inquilinos del otro edificio amenazado.

Durante el día, los bomberos estuvieron esperando a la llegada de otra grúa que arreglara el tirante roto desde el aire. Esta segunda estructura de hierro debía acceder al lugar de los hechos por calles estrechas, lo que dificultó y alargó la operación.

Finalmente, tras largas horas de pánico, todos pudieron descansar en sus viviendas.

0 0 voto
Calificación del artículo

COMENTARIOS

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x