El Solar de Matilde planta cara este sábado a la subasta de su parcela tras siete años de gestión ciudadana en Carabanchel

El Solar de Matilde planta cara este sábado a la subasta de su parcela tras siete años de gestión ciudadana en Carabanchel
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Plantean la cesión de solares a colectivos «hasta que los necesiten para viviendas, centros culturales o polideportivos».

El Solar de Matilde, la iniciativa de autogestión ciudadana en el número 42 de la calle Matilde Hernández, en Carabanchel, planta cara este sábado a la subasta de su parcela, prevista por el Ayuntamiento de Madrid para el mes de abril, tras siete años sacándole «rendimiento social», destaca la iniciativa vecinal a través de su web.

Este sábado abrirá sus puertas para dar a conocer las cientos de actividades que se han ido realizando en este espacio del corazón de Carabanchel desde 2003. Así, de 11 a 13 horas un mural colaborativo reclamará la permanencia del Solar de Matilde, además de dar paso a una exposición fotográfica dedicada al huerto comunitario.

El Solar de Matilde «es la experiencia de cómo un espacio inerte, abandonado ha sido rentabilizado por el barrio, para el barrio, durante siete años, sin coste alguno para el Ayuntamiento, frente a la rentabilidad cero que consiguieron los gestores de los recursos de todos durante los 36 años anteriores que estuvo en sus manos».

«En abril de este año sale a subasta la parcela (junto con otras 16 en Carabanchel y otros distritos) para que sea adquirida por el mejor postor y ponga fin a este proyecto social», han lamentado desde la iniciativa de autogestión ciudadana. En 2013 colectivos sociales del barrio asumieron «trabajarlo y revitalizarlo de forma espontánea, natural, simplemente como respuesta a la necesidad de espacios de relación».

«Durante estos siete años se han hecho multitud de cosas en el espacio relacionadas con la ecología y con las redes sociales, dos áreas, expresión de la salud de una sociedad y que de forma tan escasa aparecen actualmente en nuestras vidas de urbanitas, en esta ciudad inhóspita y poco cuidadora con sus habitantes, que es nuestra querida Madrid», han descrito.

Huerto urbano

A destacar el huerto urbano. «Hemos ido creando con el tiempo un pequeño ecosistema, en medio de este cemento, que permite la vida de pájaros que nos visitan o anidan y crían, como una familia de mirlos, salamanquesas que campan a sus anchas por las paredes del huerto o multitud de insectos que nos ayudan en el cuidado de las plantas», han enumerado.

Aseguran que de fondo está «la rentabilidad pero no económica, monetaria, capitalista, sino una rentabilidad social, que las personas y colectivos que han participado en este proyecto han tenido y siguen teniendo».

«Tendría que haber muchos ‘Solares de Matilde’ distribuidos por los barrios, espacios libres de relación y esparcimiento. ¡Y sería tan fácil! Sobre todo en los distritos periféricos de la ciudad, que además siempre son los más necesitados de dotaciones, zonas con muchos solares públicos y privados a los que no se les está dando ningún uso», han planteado.

Esta iniciativa de autogestión ciudadana se ha preguntado si esos solares «no podrían cederse a los colectivos para que se ocuparan de ellos y los rentabilizaran hasta que los necesitaran para construir viviendas, centros culturales, polideportivos…».

«Queremos defender nuestro proyecto y que el Ayuntamiento destine el patrimonio municipal a proyectos sociales y comunitarios y no a fomentar el ladrillo y la especulación en nuestros barrio», han destacado.

0 0 voto
Calificación del artículo

COMENTARIOS

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x