Ecologistas en Acción denuncia daños en el encinar de la Casa de Campo por métodos de poda abusiva

Ecologistas denuncian daños "irreparables" en el encinar de la Casa de Campo por métodos de poda abusiva
Ecologistas en Acción
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

Piden una mayor inversión en la formación de personal cualificado en jardinería

Ecologistas en Acción y la Plataforma Salvemos la Casa de Campo han denunciado este miércoles los métodos de poda abusiva de encinar arbustivo o carrascal llevados a cabo durante los últimos meses en la Casa de Campo, que ha causado un daño irreparable en un área de más de 20 hectáreas de uno de los ecosistemas más significativos de la capital.

En un comunicado, ambas organizaciones han advertido que este tipo de poda abusiva es «perjudicial» para la biodiversidad local y los propios ejemplares de arbolado y ha reclamado la puesta en marcha «de las medidas adecuadas para que no se vuelva a producir en el futuro».

En concreto, se refieren a unos encinares situados en las zonas de ladera, que sufren periódicamente podas de refaldado, donde se limpian los brotes de cepa y se busca subir la copa de estos grandes arbustos situados en el distrito de Moncloa-Aravaca.

Frente a quienes defienden que con estas acciones se previenen incendios y se logra que los ejemplares se conviertan en árboles, las organizaciones medioambientales han recalcado que esta actuaciones «no solo debilitan y desgastan a los ejemplares, haciéndolos más vulnerables a los hongos y plagas, sino que son contraproducentes para la biodiversidad del espacio natural».

«Durante los últimos meses no se ha buscado únicamente eliminar las ramas secas, rotas o incluso caídas como resultado del temporal Filomena. Más bien, se ha podado sin respetar los cuellos de las ramas, ni los portes con ramificaciones de toda la masa arbustiva del parque. La zona más afectada se encuentra en el cuartel de Torrecilla, que abarca más de 20 hectáreas», sostienen.

En esta línea, ambas organizaciones han recalcado que, aunque los arbustos puedan parecer jóvenes, son cepas envejecidas y débiles que han sufrido talas periódicas. Ello hace que, al ser intervenidos los ejemplares, lejos de crecer en altura hasta convertirse en árboles, rebrotan y buscan cubrir con vegetación el espacio intervenido.

Además, por su estructura natural los encinares carrascos procuran refugio y favorecen la reproducción de muchas especies. Por todo ello, han reclamado el cese de estas acciones negligentes que especifiquen «cuáles son las verdaderas razones que han llevado a dejar el estrato de vegetación bajo completamente limpio».

También han advertido que toda poda que busque aclarar o dejar diáfana la estructura natural del encinar «terminará causando un daño irreparable a la biodiversidad local». Al hilo, han solicitado una mayor inversión en la formación de personal cualificado para acometer este tipo de acciones de jardinería de acuerdo a unos principios acordes a las necesidades biológicas del arbolado.

«Si el verdadero objetivo es regenerar el encinar carrascal, se deben abandonar semejantes podas agresivas y apostar por otros métodos, como la plantación de bellotas en lugares delimitados», han subrayado.

0 0 votos
Calificación del artículo
[acf field="addoor_before_comment" post_id="options"]

COMENTARIOS

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x