Düsseldorf

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on linkedin

“La ciudad es muy linda". Así, con esa poética sencillez, describió Heinrich Heine el lugar de su nacimiento. Una opinión que cualquier visitante puede corroborar al visitar Düsseldorf. Una ciudad que estimula los sentidos en muchas direcciones, pues es elegante, hospitalaria, acariciadora y dinámica. Tan es así, que otros muchos artistas como Goethe, Robert Shumann, Mendelssohn, o Joseph Devys no sólo compartieron el mismo criterio del famoso poeta, sino que se trasladaron a Düsseldorf para disfrutar de su genuino estilo de vida.

Lo viejo y lo nuevo
Para empezar a conocer Düsseldorf es ideal pisar Altsdat, el centro histórico, con sus angostas calles, viejas iglesias -como la de Saint Andreas-y sus más de 250 pubs y restaurantes. La excelente cerveza alemana nunca te faltará en ese recorrido pedestre. Es obligado extender la caminata hasta las riberas del Rin, cuyos embarcaderos se unen al Nuevo MediaHarbour (puerto principal). Este es uno de los más populares lugares de encuentro para dar un buen paseo. O relajarse sentado en una de sus terrazas o cafés, contemplando el movimiento de los barcos que realizan cruceros por el hermoso Rin.

En el MediaHarbour, la zona del puerto comercial, se ha desarrollado uno de los más exitosos y vanguardistas proyectos urbanísticos. Ahí se puede admirar una singular mezcla de monumentos históricos con una excitante -e inquietante- nueva arquitectura, diseñada por arquitectos internacionales de la talla de Frank O. Ghry y Steven Holl. Se trata de edificios con espectaculares y atrevidas formas nunca antes vistas.

Arte, cultura, y tradiciones
Arte y cultura han sido, desde siempre, una parte integral de la vida de Düsseldorf. La concurrencia en ella de importantes artistas de las letras, la música y la pintura en los pasados siglos, junto al actual impulso artístico de la Kunstakademi, han dado como resultado que la ciudad alemana pueda presumir hoy de ser uno de los más importantes centros culturales de Europa. Düsseldorf cuenta con más de 20 museos, 21 teatros, más de 100 galerías de arte, cabarets, y salas de concierto para todos los gustos. Desde la música clásica hasta el pop-rock en la Philips-Halle.

Düsseldorf alardea también de conservar sus tradiciones. Entre ellas, una de las más pintorescas es la de su Carnaval. Sus vistosos desfiles de disfraces alcanzan más de dos kilómetros de longitud y convocan a más de 3.000 participantes. Un evento que atrae cada año a miles de visitantes. Sin embargo, un espacio que casi ningún turista deja de visitar es la "milla de las compras", en Konigsallee (dígase, simplemente "Kö"), donde se ubican las más famosas boutiques del mundo. Desde Armani a Prada. Aunque otra opción para compras es el centro antiguo. En él conviven todo tipo de establecimientos con un buen número de cervecerías, pubs, y restaurantes populares, en los que se puede aprovechar para tomar un aperitivo o almorzar al aire libre. Aunque, si no padeces de vértigo, también puedes hacerlo en el restaurante rotatorio Panorama, a 200 metros de altura. Pero Düsseldorf no es sólo un atractivo destino para turistas. Es la ciudad de los negocios y las empresas multinacionales. No en balde es la sede de numerosas ferias comerciales y cita habitual de congresos. Para ello cuenta con una excelente infraestructura hotelera. Un hotel muy recomendable es, por ejemplo, entre otros muchos, el Renaissance (www.renaissancedussel-dorf.com).

Más info: Oficina Alemana de Turismo:
c/San Agustín, 2-1º dcha, 28014 Madrid;
tel. 91.3600391.
www.alemania-turismo.com.
www.franciscogavilan.net

0 0 voto
Calificación del artículo

COMENTARIOS

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x