Con la llegada del invierno, conviene extremar las precauciones con la enfermedad arterial periférica

Con la llegada del invierno, conviene extremar las precauciones con la enfermedad arterial periférica
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en linkedin

Se estima que esta patología afecta a un 15-20% de los sujetos mayores de 70 años, si bien es probable que su prevalencia sea aún mayor, teniendo en cuenta que muchos pacientes que la sufren no presentan síntomas

Cuando una persona se ve obligada a detener la marcha periódicamente al experimentar un dolor en la pantorrilla que cede tras unos minutos de reposo, es víctima de la claudicación intermitente, el síntoma más frecuente de la enfermedad arterial periférica.

Esta patología también es conocida como “enfermedad de los escaparates”, pues quienes la padecen se ven en la necesidad de parar y parece que estuviesen mirando lo que hay tras los cristales de los comercios.

Según explica la Dra. Marta Lavirgen Labrador, especialista en Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Quirónsalud San José, perteneciente al equipo del Dr. Luis Riera, “debido al estrechamiento u obstrucción de las arterias de las piernas, el aporte de sangre y, por ende, de oxígeno, se ve disminuido”.

“De ahí que, ante situaciones en las que las necesidades de oxígeno se ven incrementadas (como caminar, subir cuestas, ejercicios, etc), la dificultad para responder a esta demanda de manera adecuada se manifieste como un dolor muscular intenso que disminuye tras un periodo variable de reposo”, señala.

Hay que añadir además que estos síntomas “se ven agravados por la exposición al frío, lo que puede provocar una aparición de los mismos al deambular menos espacio que en condiciones normales”, señala la especialista.

La enfermedad arterial periférica o isquemia crónica de los miembros inferiores es, junto con la cardiopatía isquémica (infarto de miocardio) y la enfermedad cerebrovascular (ictus), una de las manifestaciones clínicas de la arterioesclerosis.

Es una enfermedad degenerativa, progresiva y multifocal, asociada a determinados factores de riesgo cardiovascular que, cuando se manifiesta, está ya ampliamente desarrollada -existe una obstrucción arterial superior al 70%-.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo se pueden clasificar en no modificables y modificables. Los primeros son la edad, la raza, el sexo masculino, los antecedentes familiares y el más importante de todos, la edad, ya que a partir de los 70 años entre el 15 y el 20% de la población se ve afectada por esta enfermedad.

Los modificables son el tabaquismo, la diabetes mellitus, la hipertensión arterial y el colesterol. “Sobre este último grupo podemos actuar para prevenir el desarrollo de la enfermedad o mejorar el pronóstico una vez se presenta”, ahonda la Dra. Lavirgen.

La especialista comenta que se diferencian aquellos individuos que presentan dolor cuando caminan más de 150 metros, de quienes lo hacen a menor distancia, ya que estos últimos presentan un peor pronóstico.

“Si evoluciona la enfermedad, el dolor puede ser continuo sin necesidad de realizar ejercicio o, incluso, pueden aparecer lesiones en los pies y piernas. En estos casos, el riesgo de amputación de la extremidad o de morir por otras causas es muy alto”, subraya.

Tratamiento

Como medida inicial, en los casos de personas con claudicación intermitente se ha de intentar corregir los factores de riesgo cardiovascular, es decir, tratamiento adecuado de la hipertensión, la diabetes y el colesterol; dejar de fumar y practicar ejercicio a diario. Además, añadiríamos antiagregantes e hipolipemiantes para disminuir la morbimortalidad cardiovascular.

A medio-largo plazo se logra aumentar la distancia que se puede caminar sin dolor, mejorar la calidad de vida y reducir la mortalidad. No obstante, en aquellos casos en los que no hay mejoría o la enfermedad evoluciona, será preciso efectuar intervenciones que mejoren el aporte sanguíneo en las extremidades.

“Hoy en día los cirujanos vasculares disponemos de multitud de técnicas para restablecer el flujo arterial, bien mediante un bypass, o mediante técnicas endovasculares mínimamente invasivas para actuar directamente desde el interior de la arteria”, destaca la doctora Lavirgen.

Finalmente, añade que “la técnica se selecciona en función de las características del paciente y del grado de enfermedad de las arterias a tratar”.

El Hospital Quirónsalud San José, centro de excelencia materno-infantil

El Hospital Quirónsalud San José se ha convertido en centro de referencia en atención materno-infantil de la sanidad privada madrileña cuyo objetivo es la excelencia en la atención integral a los menores y a su entorno familiar. Cuenta con cirugía neonatal y pediátrica y con todas las especialidades pediátricas.

Gracias a los profundos cambios acometidos en los dos últimos años -innovación en los equipos médicos y quirúrgico, evolución de las técnicas de tratamiento, incorporación de las últimas tecnologías y modernización de sus instalaciones- hoy brinda una cartera de servicios que cubre la casi totalidad de las especialidades.

Así, dispone de equipos de referencia, como en la Angiología y Cirugía Vascular, donde dispone de unos profesionales altamente cualificados que desarrollan técnicas avanzadas de cirugía mínimamente invasiva, para lo que se dispone de los últimos avances técnicos en medicina.

También cuenta con otras especialidades como Traumatología, Oftalmología, Urología, Dermatología, Endocrinología, Medicina Interna, Cardiología, entre otros, así como un Servicio de Ginecología y Obstetricia de referencia y una prestación puntera en Diagnóstico por la imagen.

El Hospital Quironsalud San José ofrece una Atención de 24 horas en Urgencias pediátricas, ginecológicas y obstétricas.

Sobre Quirónsalud

Quirónsalud es el grupo hospitalario líder en España y, junto con su matriz Fresenius-Helios, también en Europa. Además de su actividad en España, Quirónsalud está también presente en Latinoamérica, particularmente en Colombia y Perú.

Conjuntamente, cuenta con más de 45.000 profesionales en más de 125 centros sanitarios, entre los que se encuentran 56 hospitales con aproximadamente 8.000 camas hospitalarias. Dispone de la tecnología más avanzada y de un gran equipo de profesionales altamente especializado y de prestigio internacional.

Entre sus centros, se encuentran el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, Centro Médico Teknon, Ruber Internacional, Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, Hospital Quirónsalud Barcelona, Hospital Universitario Dexeus, Policlínica de Gipuzkoa, Hospital Universitari General de Catalunya, Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón, etc.

El Grupo trabaja en la promoción de la docencia (ocho de sus hospitales son universitarios) y la investigación médico-científica (cuenta con el Instituto de Investigación Sanitaria de la FJD, acreditado por la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación).

Asimismo, su servicio asistencial está organizado en unidades y redes transversales que permiten optimizar la experiencia acumulada en los distintos centros y la traslación clínica de sus investigaciones.

Actualmente, Quirónsalud está desarrollando multitud de proyectos de investigación en toda España y muchos de sus centros realizan en este ámbito una labor puntera, siendo pioneros en diferentes especialidades como oncología, cardiología, endocrinología, ginecología y neurología, entre otras.

0 0 votos
Calificación del artículo

COMENTARIOS

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ÚLTIMAS NOTICIAS

0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x