inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Martes, 30 de mayo de 2017
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
15/05/2013 - Admin Preparar para imprimir  
Votar:  
Resultado: 0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos0,1 puntos   7 votos
El Milagro de San Isidro en las Navas de Tolosa
Ver además...
Una ruta guiada para conocer al Patrón de Madrid, San Isidro
Alejandro Talavante dará el pistoletazo de salida a las fiestas de San Isidro
Las fiestas de San Isidro se viven en Carabanchel
Los fuegos artificiales iluminan el cielo del parque de El Retiro por San Isidro
Refuerzo del servicio de la EMT por San Isidro
Ana Botella pide a San Isidro trabajo y Madrid 2020
San Isidro la fiesta grande de Madrid
Madrid entrega sus Medallas de Oro
La Casa de San Isidro
Su último milagro se fecha en 1212 en la batalla de las Navas de Tolosa, 40 años después de muerto.

El actual Museo de los Orígenes se alza sobre uno de los enclaves más místicos de Madrid. Y es que los terrenos que hoy sustentan sus cimientos, acogieron en su día la casa de los Vargas, patrones de San Isidro. Aquí vivió y murió el santo patrón de la Villa junto a su esposa, Santa María de la Cabeza, de ahí que popularmente se la conozca como ‘Casa de San Isidro’.

Reconstruida por la familia de los Lujanes en el siglo XVI, más tarde sirvió como alojamiento del Nuncio hasta mitad del siglo XVII. Desde esta fecha y hasta mediados del siglo XIX fue propiedad de los Condes de Paredes. La capilla dedicada al Santo se edificó a principios del siglo XVII, y se reformó en varias ocasiones. Finalmente, el conjunto fue demolido en 1974 y reconstruido por el Ayuntamiento de Madrid. Sólo tres partes permanecieron intactas: el patio, el pozo del milagro y la capilla. Esta última, dicen, se levantó sobre las habitaciones que ocupó el santo para ensalzar sus acciones. Y es que todo en la vida de San Isidro fue llamativo: su estatura (1,80 m.), su longevidad (murió a los 90 años), su muerte (su cuerpo permaneció incorrupto), su fe inquebrantable y sus actos, entre lo divino y lo humano. Se le atribuyen 482 milagros.

El más famoso de todos ellos, quizás, es el que guarda relación con el pozo que aún se conserva en el museo. Cuentan que el hijo de San Isidro, siendo un niño, se había caído a este pozo mientras él labraba. A su vuelta del campo, el Santo tranquilizó a su mujer y rezó hasta que las aguas subieron permitiéndole al pequeño salir sin problema alguno. Su último milagro se fecha en 1212, 40 años después de muerto. Aunque no está acreditado del todo, dicen que el Santo resucitó para indicarle a Alfonso VIII la vereda desconocida por la que las tropas cristianas podían sorprender a los musulmanes en la batalla de las Navas de Tolosa. Una vida singular que los madrileños honran y veneran, sobre todo, cada 15 de mayo.









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
Compartir
del.icio.us Facebook Google Meneame MSNReporter PDF Technorati Twitter Wikio
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic