inicio
 Líder en Prensa local de Madrid |  Viernes, 23 de febrero de 2018
Recordarme   Entrar
    Lo olvidé   |   Registrarse
30/01/2018 - Víctor Corcoba Preparar para imprimir   Bookmark and Share
Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 votos
Cultura del abrazo
Es tiempo de activar los buenos propósitos. De ponerse en camino. De hacer camino. De sentirse camino. De caminar con la compasión como apoyo.

Hay que dejarse cultivar para poder crecer en nuevos horizontes, mediante el redescubrimiento de cada cual colectivamente. Tenemos que hermanarnos. Por ello, hace falta desterrar de nuestros abecedarios cualquier muestra de indiferencia o pasividad. Para empezar, quizás debamos bajar de los pedestales para propiciar lenguajes conciliadores y verdaderamente auténticos. No podemos seguir desvirtuándolo todo. Ya está bien de tanta farsa, de tanto sufrimiento injusto, en contextos sociales hipócritas, que todo lo relativizan, hasta la propia verdad, unas veces desentendiéndose de ella, otra rechazándola.

En consecuencia, es el momento de hablar profundo y claro, de ejercer la moderación y de evitar el aumento de tensiones, más allá de todas las heridas y de nuestras discordias. Nos hace falta confluir armónicamente, los unos en los otros, y así poder avanzar hacia otras atmósferas de alcance más universal entre saberes y operatividad. Por otra parte, no se debe dificultar con muros,  ni tampoco con armas, el andar de tantas mujeres y hombres valientes que arriesgan a diario sus vidas alrededor del mundo por la paz y la protección de vidas. Respetémonos como ciudadanos, como hombres del planeta, como humanidad en definitiva.  

Venga a nosotros, a todas las lenguas y razas, la cultura del abrazo. Vociferémosla y empleémonos a fondo en ella. Son tantas las personas necesitadas de ayuda humanitaria que, hasta una simple caricia, nos ayuda a disminuir las hostilidades que, entre todos, nos hemos generado. Es una lástima que los seres más indefensos, como pueden ser los niños, se conviertan en objetivo de conflictos, sin piedad alguna.  

Esta brutalidad no puede normalizarse. Estamos obligados a intervenir y a comprometernos por otro cosmos más habitable, o sí quieren, más de todos y de nadie. Salgamos de este estado salvaje y no activemos relaciones de conveniencia, sino de convivencia con la fuerza del amor. Seamos responsables y que, lo que cuente para nosotros, sea el ser humano sobre todo lo demás. Para desgracia nuestra, nos hemos dejado adoctrinar por intereses mundanos, y así no podemos establecer alianzas, que conllevan ser un todo y para todos.

A veces nos movemos tan endiosados que olvidamos que nos necesitamos y que requerimos de la cooperación colectiva. Por eso, es saludable siempre reflexionar, reunirse y unirse alrededor de colectivos en los que impere la justicia y la coherencia de planteamientos. Ahí están los ejemplarizantes setenta años de contribuciones al desarrollo económico y social de América Latina y el Caribe, toda una escuela de pensamiento especializada en el examen de las tendencias económicas y sociales a mediano y largo plazo, siguiendo los cambios de la realidad económica, social y política, regional y mundial. 









Enviar
Normas de uso
- Esta es la opinión de los usuarios, no de El Distrito.

- Los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes o difamatorios serán eliminados, así como aquellos que consideremos que estén fuera del tema o contengan publicidad.

- "Aviso al moderador". Si considera que algún comentario incumple la normativa, le agradecemos nos lo comunique por esta opción para nuestra valoración.
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic